Los 315 km vistos por uno del equipo

Como he prometido hoy esta entrada esta escrito por Vilaprat – parte de mi equipo y sobre todo un gran amigo.

Alexandra Panayotou ha vuelto a lograr una haza√Īa sobre humana. Correr 315 km sin parar, desde Salisbury hasta Norwich. Yo tuve el honor de poder formar parte de su equipo de soporte durante este reto. Mucha gente, a trav√©s de Facebook, el blog o personalmente que felicitaban a Alex tambi√©n nos felicitaban a nosotros, a los integrantes del equipo.

Pero‚Ķ ¬Ņqu√© hace el equipo de soporte? ¬ŅCu√°l es su importancia?

Nuestra misión era nutrir, hidratar, animar, rebajar la incertidumbre y dar seguridad a Alexandra. Durante un reto de estas características hay muchos factores que hay que tener controlados, o cuanto menos acotados, para facilitar que sea un éxito. Empezando por la ruta, y más en este caso que no conocíamos absolutamente nada y era en Inglaterra, donde se conduce por el otro lado. Había que tener un especial cuidado a la hora de cruzar calles o rotondas. Cuando se llevan muchas horas de esfuerzo, el deportista, tiene dificultades para racionarse la nutrición y, casi siempre, incluso de alimentarse o hidratarse correctamente. Nuestra función era dar la comida a las horas pautadas. Cuando empezaron las dificultades para ingerir alimentos, buscar fórmulas alternativas para que siguiera comiendo. También llevar un control sobre la ingesta de isotónico es fundamental.

La parte motivacional es, a veces, complicada y hay que conjugar los gritos de √°nimo con las charlas motivacionales y a veces alguna rega√Īina. Por ello tiene que haber una gran compenetraci√≥n entre los miembros del grupo entre s√≠ y entre equipo y atleta.

Pero el equipo va m√°s all√° de las tres personas que la acompa√Īamos en esta ocasi√≥n. Hay la gente que est√° detr√°s del reto, que no salen en la foto pero que su trabajo es fundamental, como Xavier Varias ‚ÄúV‚ÄĚ. Sin su ayuda no habr√≠amos podido tener controlado en cada momento como est√°bamos yendo de ritmo. Gracias a √©l pudimos corregir el ritmo al amanecer del segundo d√≠a ‚Äď pasada la primera noche -. Debido a una serie de problemas intestinales de Alex y al fr√≠o intenso tuvo que parar varias veces por razones obvias y perdimos mucho tiempo. Al ver que est√°bamos retras√°ndonos mucho en nuestra escala de tiempos Alexandra forz√≥ y recuper√≥ el tiempo perdido.

Tambi√©n Estefi, gracias a sus mapas, la comunicaci√≥n con la gente, sobre todo con los espa√Īoles, permitieron que entendieran donde nos encontr√°bamos en cada momento.

La parte de compenetración entre los miembros del equipo y la atleta es muy importante. Saber en todo momento que se espera de ti y adelantarte a las necesidades de la atleta es fundamental. Acortar al máximo las paradas para recargar agua, dar los bocadillos o el isotónico fue, en un momento dado vital.

Una parte muy importante para conseguir esta compenetración y coordinación la conseguimos durante los entrenos largos. No es algo que se pueda conseguir en un día y menos durante un reto. Antes del reto hicimos una serie de cinco entrenos largos, de los cuales dos nocturnos, en los que Frank Jensen y yo dimos soporte a Alexandra como si de un reto se trataran.

Es importante que exista una organizaci√≥n y una coordinaci√≥n, para eso estaba Frank de jefe de equipo que era quien pautaba las comidas e isot√≥nicos. Sin embargo, las decisiones las habl√°bamos antes y cuando est√°bamos de acuerdo las propon√≠amos a Alex. Uno de los problemas, y ya sab√≠amos que nos encontrar√≠amos con √©l por la experiencia de otros retos, era el de la distancia marcada en los mapas. Siempre es mucho m√°s corta que la realidad, por un lado porque hay subidas y bajadas, en ocasiones equivocas el camino y haces m√°s metros de los necesarios o bien porque la informaci√≥n es err√≥nea. En esta ocasi√≥n hab√≠a m√°s de 10 km de diferencia y Alex me pidi√≥ buscar una ruta alternativa que ahorr√°ramos km tal y como el desaf√≠o y el horario era para 315 km. La √ļnica opci√≥n era seguir por una autov√≠a. Lo hablamos con Frank y decidimos propon√©rselo a Alex ya que nos parec√≠a la mejor opci√≥n. La que ten√≠amos originalmente nos obligaba a tener que cambiar de carretera varias veces y cruzar varias ciudades. Esto significaba que ten√≠amos hasta 26 ocasiones de perdernos. Tomamos la decisi√≥n de seguir por la autov√≠a y fue un acierto.

Para el equipo el reto tambi√©n reviste dureza. En nuestro caso estuvimos 63 horas sin dormir, igual que Alexandra. Entre Frank y yo cubrimos las 50 horas en bicicleta. Mis manos se agrietaron y llagaron, no hablemos del dolor en la entrepierna despu√©s de 16 horas seguidas de bicicleta en mallas de atletismo o de que el viernes mi alimentaci√≥n consisti√≥ en una pasta de desayuno, un trozo peque√Īo de pan, algunas galletas y una plata variada de pasta que devor√© con fruici√≥n a la noche cuando Frank tom√≥ el relevo. El fr√≠o de la noche fue lo que peor llev√©. Lo m√°s sorprendente es que no fui consciente de que no me estaba alimentando en ning√ļn¬† momento hasta que encontr√© el plato de pasta. Hab√≠a que estar demasiado pendiente y concentrado en el reto como para darse cuenta de los dem√°s.

Me impresion√≥ mi compa√Īero ingl√©s, Mark Elling. Un aut√©ntico gentleman. Condujo durante m√°s de 50 horas. Pas√≥ dos noches sentado dentro de una aut√©ntica nevera. Su trabajo fue realmente importante. No creo que ni Frank ni yo hubi√©ramos sido capaces de tener la concentraci√≥n suficiente para conducir como los ingleses y adem√°s estar por Alexandra.

Pero todo reto tiene su recompensa. Ver un estadio de f√ļtbol con 27.000 personas ovacionando a Alexandra en su entrada fue un verdadero regalo. Despu√©s en el boardroom nos llegaron las felicitaciones. La gente saludaba y felicitaba a Alexandra pero tambi√©n al equipo. En realidad nosotros le dimos soporte, confianza, √°nimos y seguridad, pero estoy seguro que ella lo hubiera realizado con o sin equipo.

Ahora quedan un mont√≥n de recuerdos, la sensaci√≥n de haber vivido una experiencia √ļnica y haber contribuido al √©xito de un reto. Pero de todo el reto me quedo con dos cosas. La sencillez y el trato excelente que recibimos de Chris Mould y su esposa Angela, nuestros anfitriones en UK y, una vez m√°s, de la manera de ser de Alexandra Panayotou. De su humanidad, pero tambi√©n de su grandeza como deportista. Pasando por St. Albans, en una empinada calle muy transitada, baj√© de la bicicleta y me puse a correr a su lado. Me cost√≥ mucho trabajo seguirla. Ella llevaba unos 155 km en sus piernas. Por otro lado la fortaleza mental. Despu√©s de la primera noche tuvo una lucha constante contra s√≠ misma para poder mantener el ritmo y hubo momentos muy, muy duros de cansancio y sue√Īo.

Un orgullo haber podido estar ayud√°ndote en este reto y sobre todo de teneros a Frank y a ti de amigos.

No hace falta ni una palabra mia, exepte de decir gracias amigo nuestro por lo que has escrito, por tu apoyo en el equipo y por tu amistad.

¬°A Kilometrar!

5 comentarios para “Los 315 km vistos por uno del equipo”

  • Vilaprat:

    Pues ya est√° todo dicho!

    A kilometrar!

  • Frank Jensen:

    Lluis – fue un honor para mi tambien llevar a cabo este reto de Alexandra contigo y con Mark… fuimos y somos un buen equipo :-)

    Y impresionando el apoyo que recibimos durante todo el desafio… recibi un monton de mensajes para Alex y para nosotros, el equipo, algo que significa muchisimo … gracias a todos para vuestro apoyo!!

    siscu

  • Quim:

    Lluis, leyendo tu magnífico escrito me ha venido a la memoria este escrito del filósofo indio Patanjali
    ‚ÄúCuando te inspira un objetivo importante, un proyecto extraordinario, todos tus pensamientos rompen sus ataduras: tu mente supera los limites, tu conciencia se expande en todas direcciones tu te ves en un mundo nuevo y maravilloso. Las fuerzas, facultades y talentos ocultos cobran vida, y descubres que eres una persona mejor de lo que hab√≠a so√Īado ser‚ÄĚ
    Sois un equipo mejor de lo que incluso vosotros mismos os habíais imaginado.

    No me cansar√© nunca de deciros FELICIDADES, FELICIDADES, FELICIDADES….

  • V:

    ¡Qué grande! y qué mérito lo vuestro.

  • Enhorabuena a Alex y a su equipo, yo se lo que se sufre en este tipo de retos, a mi tambien me va lo de hacer kilometros en solitario, no al nivel de Alex, ni mucho menos, pero para mi es importante cumplir los objetivos propuesto, sigue asi campeona, y sobre todo nunca pierdas tu sonrisa….

Deja un comentario

*

Alex Living Excellence
Alex Living Excellence
Alex Living Excellence
Alex Living Excellence
Donde esta Alex
In Focus
Desafios
Patrocinadores
Redes sociales
Banner Banner
Contador de visitas